"Gracias montaña por haberme dado lecciones de vida, por que fatigado he aprendido a gustar el reposo, por que sudando he aprendido a apreciar un sorbo de agua fresca, por que cansado me he detenido y he podido admirar la belleza de una flor, la libertad de un vuelo de pájaros, respirar el perfume de la sencillez, por que solo, sumergido en tu silencio, me he visto en el espejo y espantado he admitido mi necesidad de verdad y amor, por que sufriendo he saboreado la maravilla de la cumbre, percibiendo que las cosas verdaderas, aquellas que llevan a la felicidad, se obtienen sólo con fatiga, y quien no sabe sufrir nunca podrá entender".

Battistino Bonali alpinista Italiano, Fallecido en la cara norte del Huascarán – Perú 1993.

Traductor

Web de Muflón 2001 | ILUSIONANTE.COM

Mostrando entradas con la etiqueta Arroyo del Hombre. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Arroyo del Hombre. Mostrar todas las entradas

sábado, 20 de noviembre de 2010

Por los Arroyos del Hombre y las Grajas. Cortijo del Tio Ratón



En lo más recóndito de la Sierra de Segura discurren, bellos como pocos, dos arroyos que luego, en su momento, serán río, el Guadalquivir. Son los Arroyos del Hombre y las Grajas. Ambos, de aguas limpias como el cielo, discurren en paralelo en las dos vertientes opuestas de  una alineación montañosa situada entre la Sierra de Mirabuenos y el macizo en donde se ubica el Castellón de los Toros. Solo se verán en el Río Guadalquivir cuando sus cursos tributen a este gran río. Y ambos, pese a su corta vida, han horadado pacientemente maravillas naturales en su camino, como la Cerrada de Cubero, el primero y, las Cuevas del Arroyo de las Grajas (que yo llamo Cerrada de las Grajas), el segundo. 

En esta nueva incursión por estos lares, mi hermano de montaña, Juanjo, y la "familia" al completo, remontaremos el Arroyo del Hombre para visitar el Cortijo del Tío Ratón para luego poner rumbo las Cuevas o Cerrada de las Grajas que constituyen un mundo aparte.

sábado, 25 de abril de 2009

Circular por el Arroyo de las Grajas



En lo más recóndito de la Sierra de Segura discurren, bellos como pocos, dos arroyos que luego, en su momento, serán río, el Guadalquivir. Son los Arroyos del Hombre y las Grajas. Ambos, de aguas limpias como el cielo, discurren en paralelo en las dos vertientes opuestas de  una alineación montañosa situada entre la Sierra de Mirabuenos y el macizo en donde se ubica el Castellón de los Toros. Solo se verán en el Río Guadalquivir cuando sus cursos tributen a este gran río. Y ambos, pese a su corta vida, han horadado pacientemente maravillas naturales en su camino, como la Cerrada de Cubero, el primero y, las Cuevas del Arroyo de las Grajas (que yo llamo Cerrada de las Grajas), el segundo. 

En esta primera incursión por estos lares remontaremos el Arroyo del Hombre para visitar el Cortijo del Tío Ratón para luego hacer una circular por el Arroyo de las Grajas con visita a las cuevas o cerrada que constituyen un mundo aparte.

Ruta en el Recuerdo de aquel Abril de 2.009.